Recordando que me recuerdo...

Siento no poder quedarme, pero me voy. Juro que he intentado quedarme, pero no puedo. Y no me marcho por nada en especial, solo es porque necesito recordarme. ¡Qué más quisiera yo...!

Perdí el camino, y me perdí a mí mismo. Ya es hora de descansar; me cansé de dar vueltas. Siento que sea este la hora de buscar otro camino.

Y que nadie entristezca, porque prometo estar bien. Alégrate por mí si es verdad cuando dices que quieres lo mejor para mí. Sécate las lágrimas y saca una sonrisa.
No pienso dejar nada, al alba habré desaparecido. Como solía hacer. Voy a retomarme. Sin dejar rastro, las despedidas no me gustan.

Qué no daría yo por un final distinto. Uno de película, de esos que siempre todo acaba bien. Pero este no es mi lugar, ni mi momento.
Siento tener que marcharme, pero lo hago.

Comentarios

  1. ¡Hola! Uff, que duro es despedirse... Pero a veces debemos buscar en otras partes y hacer lo mejor para nosotros.
    Triste...

    ResponderEliminar
  2. Ay, que triste. Siempre es dificil despedirse de alguien que nos importa. Por eso no soy de despedidas. Prefiero un "hasta luego".
    Pero bonita manera de escribir :)
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco soy de despedidas, me ponen mal..., es triste todo lo que escribes pero para tener una vida en armonía debemos dejar de lado lo tóxico.

    Un saludo The Pink Graff

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares:

Cicatrices...

Determinado a superar al humano...