Unboxing: AeroCool Templarius Arma

Si hace un año decidí férreamente comprarme un conjunto para mis aparatos portátiles, para no ir cambiando cada dos por tres, ahora ya tocaba el turno a mi ordenador de sobremesa.
Además, necesitaba un buen ratón para compaginarlo con mis estudios de diseño artístico. Porque si voy a montar vídeos, al menos que el ratón tenga cierta precisión y calidad.

Para todos aquellos que quieran comprarse un ratón o un teclado se darán cuenta que hay dos tipos: los normales y los gaming. Aunque estos últimos tengan un concepto de videojuegos, son los ratones que mejor hacen descansar tu mano y mayor precisión tienen; así que para los profesionales del mundo artístico deben buscar en la sección 'gaming'.

Y así fue cómo encontré a Templarius Arma Gaming Mouse, un ratón de índole gamer, pero a la vez profesional y clásico como pocos. Y porqué no decirlo, el precio acompañó en mi decisión. Y ya que estamos, la estética me agradó más que cualquier otro ratón.
Otro punto a favor de este ratón fue la muchísima confianza que me da Templarius; tengo la fuente de alimentación Templarius, y estoy contentísimo con ella.

Y sin buscar más que lo necesario, me fui derechito a PcComponentes para comprármelo, junto a la alfombrilla. Que tampoco tenía, y ya era hora...

Exterior:
Nada más llegarme, lo primero que vi fue la caja; que bueno, Templarius cuida mucho la estética de sus productos, hasta la caja. Emula un libro, y al abrir la "tapa", nos encontramos con el ratón en sí.
Los colores son sobrios: blanco y negro (no quiero nada más), tanto la caja como el producto de su interior.

Al agarrar el ratón por primera vez ya te haces una idea de lo bien lucido que irá la flecha por el monitor del ordenador. Un tacto de lo más suave y deja una postura de la mano de lo más cómoda, hacen que el flujo sea mayor.
No necesito más botones que los necesarios (click izquierdo, derecho y la rueda), y que hayan tres conmutadores de más no me sirven para nada -esos solo les dará un uso aquellos que jueguen-. Y ya que estamos, huelga decir que va del tirón. ¡Y todo realmente silencioso!

La palma de la mano se adapta al ratón de una forma sobrehumana, mantiene una textura de cuero por los lados que lo convierte en mucho más agradable y si sudas no resbala (el caucho absorbe la sudor).
A la vez que esté conectado a un ordenador, se iluminan los pequeños detalles del ratón de color rojo y crea una atmósfera estética más agradable de lo que es a priori.

El ratón en sí no pesa demasiado, 154 gramos que a penas se nota y confluye a un deslizamiento mucho más cómodo y rápido.
En cuanto a la estructura es de 12,7cm X 7,3cm. La base es alargada y funciona de las mil maravillas para todos aquellos que tengan la mano grande; de lo contrario puede resultar demasiado largo y molestar a la hora de deslizar.

No hay que olvidar que está pensado para los diestros y zurdos; tiene una estructura simétrica en las dos partes y el manejo es el mismo para ambas manos.

Hardware:
AeroCool Templarius, desde hace años, sabe cómo crear productos de calidad, complejos y a un bajo precio. Básicamente por esas tres características viene el éxito de la marca.
Externamente he dicho que cumple a la perfección con su cometido, y ahora toca saber si internamente se mantiene en la línea del gran potencial.

Primeramente hay que decir que el conector de cable USB está chapado en oro, por lo tanto va a influir en algunos aspectos técnicos (a mejor).

No es un ratón básico, por lo tanto funciona tanto como para juegos como para el mundo del diseño. Tiene una precisión espectacular: de hasta 2600 DPI (pero se puede regular, si no necesitas tantísima precisión), lo cual ya dice que estamos ante un ratón con una más que notable precisión.

El ratón Arma trae consigo una tecnología óptica, y funciona sobre cualquier superficie. Aunque se recomienda posarlo en una alfombrilla.
Que por cierto, mi nueva alfombrilla de ratón es una Tacens Mars Gaming MMP0. Va genial y se agarra a la perfección sobre la madera de la mesa.

Conclusión:
No sé cuántas veces habré dicho las palabras 'precisión' y 'perfección' pero más de dos sí. Y eso es una muy buena señal. El ratón deja un grandísimo sabor de boca (en este caso, de manos) para todos aquellos que lo usen.

Siendo objetivos, es un ratón al que no se le puede dar ninguna pega: por su bajo precio y por la gran calidad.
Y no todo se acaba en fluidez, comodidad y manejo, también hay que tener en cuenta la elegancia del aparato. Físicamente es inmejorable y luce de maravilla sobre cualquier mesa.

Es totalmente recomendable en todos sus aspectos. Va de lujo para los que necesiten algo más que el típico ratón convencional.

Comentarios

  1. Tras un mini respiro para volver a pasarme por mis blogs preferidos me encuentro de nuevo, cómo no, escribiendo en el tuyo.
    Te seguiré leyendo siempre que tenga un hueco, no lo dudes!
    un beso

    www.humanfilters.blogspot.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares:

Cicatrices...

Determinado a superar al humano...