Me corto las penas para sangrar de ellas...

Con la respiración hago crujir la madera (que son como suspiros al viento). Con cada latido se crea un terromoto por aquellos recuerdos. Con cada lágrima, ¡ay!, un diluvio azota al temporal de mis sentimientos.

La marea está tan calmada que puedo ver la Tierra Santa, hay tanta paz que me asusta. Porque no necesito tranquilidad ni sonreír; quiero volver a llorar, anhelar y morir en vida. Infundirme de oscuridad y tristeza.
No hay nada mejor que un quejido de dolor. No recuerdo quién fui, si estoy bien.

Me corto las penas, para que se derramen y ojalá llegue a sangrar de ellas.

Comentarios

  1. La última frase me encanta, de verdad. Ese juego de palabras me ha dejado sin las mías
    Sigue escribiendo como lo haces, porfa
    un besazo!

    www.humanfilters.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Great post!
    Have a nice week-end!
    Angela Donava
    http://www.lookbooks.fr/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares:

Cicatrices...

Determinado a superar al humano...