Entre Barcelona y el Arte...

La colmena presenció el ocaso, salieron las abejas batiendo el vuelo. No dolió, pero dejó huella. Nadie lo temió, pero se apenaron. Largas escaleras de miel y escarcha.

Dientes tallados con piedra, esculturas sin manos. Los últimos hombres se hundieron en sus bocas de cieno. Con un manto vistió Barcelona, precediendo el Arte, como siempre.

Entre Barcelona y el Arte;
algunos se dejaron la Vida.

Una publicación compartida de Antoni G. Martínez (@antonygmartinez) el

Comentarios

Publicar un comentario

Publicidad:

Entradas populares:

Nieve que no cuaja...

Decidiste...