Nieve que no cuaja...

Fortuna que no me tocó, ranchera que aún no canté, vida que no viví, ni la botella sin beber. Tantísimas cosas quedan por hacer como quilómetros de saliva debe recorrer una lengua en el Ecuador de tu translúcido cuerpo.

Bien conozco la pena y tristeza, el silencio de un adiós o el ocaso de la traición. Experto me volví en los latidos ahogados de la esperanza. La ciencia no me sirve de nada si queda tantas cosas por descubrir;

Nieve que no cuaja,
como el crujir de los sesos.

Una publicación compartida de Antoni G. Martínez (@antonygmartinez) el

Comentarios

  1. Bonito texto y bonita foto. El escrito me gusta mucho, son de esos escritos que calan de personas que han sufrido; pero bueno si queda tiempo nunca es tarde para enmendar la plana, lo que buenamente se pueda.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. nunca se termina de aprender , lo de experto está de moda
    ahora todo el mundo es experto así asesores

    yo me quedo con lo impreciso me gusta hacer trabajar el seso

    buena jornada

    ResponderEliminar
  3. No reniegues de la ciencia,
    gota a gota se hace el río
    y paso a paso el camino.

    Por cierto,
    kilómetro*

    ;)

    ResponderEliminar
  4. buen texto diferente corto al grano sin vueltas
    un abrazo grnade

    ResponderEliminar
  5. Breve e intenso... nunca se termina de aprender.
    Es más, paso a paso se hace el andar por el camino.
    No debemos de renegar, pero si aprender la lección
    de toda adversidad.
    Feliz día Antoni.
    Gracias por venir a mis letras.

    ResponderEliminar
  6. Me quedo contigo con tu permiso para seguir leyendote.

    ResponderEliminar
  7. Pues empieza ya hacer todas esas cosas, que el tiempo pasa y hay que saber vivir y descubrir lo que la ciencia no nos descubre. Por cierto mejor que no cuaje.
    Me llevo tu enlace. Gracias por tu visita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Antony.
    Primero, agradecerte de corazón ese comentario tan cálido que me has dejado en el blog. Sé bienvenido a partir de ahora.
    En cuanto a este pequeño fragmento, es una delicia. Me ha parecido muy sonoro, muy sensorial.
    Encantada de conocerte.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por haber venido a mi blog por doble motivo. Uno por venir y el otro porque me has mostrado el camino del tuyo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Ese deambular de la vida entre luces y sombras, y, a cada paso, aprendiendo, creciendo y haciéndonos más fuertes y sabios…
    Siempre hay un nuevo amanecer, algo más que ver, saber, sentir…

    Me encantó. Un placer leerte…

    Bsoss, y feliz día.

    ResponderEliminar
  11. Un escrito precioso con su toque de tristeza, me ha gustado mucho.Saludos

    ResponderEliminar
  12. Tus palabras si que cuajan.
    Tienen magia.

    ResponderEliminar
  13. Buenas noches , texto donde nos dejas las huellas de alguien que ha pasado momentos de desesperanza pero no por ello se viene abajo , la vida siempre nos sorprende y debemos acatarla y superar todos y aquellos obstáculos que nos pongan ..la nieve no cuajo pero tus letras si.
    Un saludo .

    ResponderEliminar
  14. Luces y sombras en un precioso texto. Por muy larga que sea la vida, nunca se termina de aprender, la nieve nunca llega a cuajar y es bueno que siga nevando para observar porque no cuaja...
    Te doy las gracias muy efusivas por tu generoso comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Es bueno tener siempre cosas por hacer.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. La ciencia nos acompaña y gracias a ella podemos leernos, amigo mío, y hoy tus letras las siento nostálgicas pero muy bellas, y me encantó la imagen.

    Perdona por no haber venido antes a tu blog, y dime cual es la idea que te ha surgido según me dices en el comentario, cuéntame de qué se trata.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Tantas cosas por hacer, por vivir, por degustar, por saborear, por mezclar y por reconciliar. Crujientes o sedosas, cálidas o nevadas. Precioso texto Antoni este Nieve que no cuaja. Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  18. Bienvenido a mi casa, Antoni. Y gracias por comentar en ella. Bueno, ya tenemos algo en común, nos encanta Málaga.

    Con respecto a tu texto, en el cuaja la esperanza y todo aún está por suceder.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. me ha encantado el texto... esperanza
    p.d; te he dejado un premio en mi blog como agradecimiento con tu trabajo en el blog.

    besitos!

    ResponderEliminar
  20. Te traigo algo dulce ...chocolate
    Un abrazo desde la madrugada

    ResponderEliminar
  21. Me ha gustado tu texto. Tienes mucho por andar, quiera Dios que lo recorras con sabiduría.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  22. Que precioso texto como la esperanza a la que se refiere y la foto es preciosa.

    Muchas gracias por tus palabras y tu visita, bienvenido.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares:

Del tiempo, sueño y corcel...