Te odio, naturaleza...

¿Por qué tuve que conocerte? Esto no entraba en mis planes, que ahora fuese tan desdichado. 
¿Por qué viniste tan lejos solo para verme? No tenías que haber partido desde Londres hasta mi corazón.

Fuiste suave como la nieve, cálida como el sol y generosa como la brisa. Sin ningún defecto, tan sabía y natural como la vida misma. 

Tal y como viniste, te has ido. Sin más, como una pequeña tormenta que descarga toda su rabia y luego se esfuma. 
No tenías que haberte cruzado por mi camino, no. Porque las cosas ya estaban bien antes que aparecieras en forma de huracán. 

Así eres tú, tan perfecta como la propia naturaleza, inquebrantable y segura. Pero a la vez con una fuerza capaz de arrasar y destrozar todo lo que hay por tu paso. 
Eres libre, salvaje e indomable. Eres tú, naturaleza.

Comentarios

  1. Wow, pedazo de texto, sin duda es increíble!
    LA naturaleza es eso que siempre esta ahi ^^
    Un beso, me paso ♥

    ResponderEliminar
  2. Me siento tan identificada, no sé si es porque él es como ese huracán o somo dos grandes tempestades en guerra... Para mi esos son los mejores y mas duraderos amores, aunque algunos no sobrevivan el vendaval, su paso deja un gran recuerdo y solo hay que conservar lo maravilloso de su ser...

    ResponderEliminar
  3. Hola Hola! He vuelto a Blogger, se que he estado mucho tiempo desaparecida, pero ya estoy aquí! traigo muchas novedades!
    Te espero por allí!
    xoxo-L

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares:

Cicatrices...

Unboxing y análisis: TV Sony KD-49XD8005