Siguiendo el orden lógico de los sueños...

Tan solo pensar la idea de compartirme, corroe una desazón llena de mugre y óxido que se genera en los orígenes y abarca hasta mi última molécula. Siempre existió ese temor por el sentimentalismo ajeno, y ya pedí perdón por ello.

Me negué la necesidad por abrirme en canal y que rezuman las cucarachas de mi interior. Aún aguardo el lastre del pasado; nadie es digno para analizar las partículas de mi alma.

Huele a rancio desde mi posición. Sigo aquí, en el núcleo del vacío, ornamentado de miel y veneno mientras acaricio la ciencia para salvar el arte.

No hace falta que me sueñes,
ya me masturbo yo.

Comentarios

  1. pues acariciar la ciencia para salvar el arte, el pan de cada día. Me encanta esta entrada, cada vez me gusta más este blog. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, el arte lo estás salvando.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hay luz en todas las almas.
    Y la luz se comporta como onda y como partícula.
    Si nadie es digno de analizar las partículas de tu alma,
    no seas egoísta,
    alguien habrá digno de analizar sus ondas.

    ResponderEliminar
  4. Me parece bien que hagas cosas que no estás de acuerdo y que sabes que en algún momento te ayudarán a hacer lo que más deseas....el arte :D un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo, hacer en verdad lo que a uno le aporte, ese, será tu verdadero arte, valga la redundancia.

    Abrazos, Antony. :-)

    ResponderEliminar
  6. La creación-imaginación artística es de lo poco que se puede salvar del saldo que presenta el ser humano a lo largo del tiempo.

    ResponderEliminar
  7. "acaricio la ciencia para salvar el arte."

    Con esa frase me quedé y aún la acaricio.

    Saludos.

    PD. Leerte a ti es desear seguir escribiendo.

    ResponderEliminar
  8. Fuerte!!!, está demas decir que me ha gustado sobre todo por las ideas que me genera.
    Un beso grande

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares:

Cicatrices...

Determinado a superar al humano...